Viernes, 12 Julio 2024

Daniela Horovitz presenta su nuevo disco Entre las fieras y los lirios

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Entre las fieras y los lirios es un disco de música original de Daniela Horovitz sobre poemas y adaptaciones de relatos de ilustres autores de la literatura universal, que abordan la temática del amor y la muerte, llevados a la canción.
La cantante de La Impertinente Señorita Orquesta y ex cantante de Los Amados, presenta este tercer disco solista, luego de sus álbumes Y de amor no supe nada y Desmesura.
El disco ha sido declarado de interés cultural por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y beneficiado con la ley de Mecenazgo.
Los arreglos y producción musical son de Analía Rosenberg, excepto Canción del sauce cuyo arreglo pertenece a Alan Plachta y Si amores me han de matar I, a Jorge Maronna.
Los autores elegidos son la griega Safo de Lesbos del siglo VII A.C, la uruguaya Marosa di Giorgio, Alejandra Pizarnik, Edgard Allan Poe, Joseph Conrad, Leopoldo Lugones, Federico García Lorca, una poesía anónima del siglo XV que utilizó Shakespeare en Otelo, una versión de Antígona inspirada en un texto de Marguerite Yourcenar y un separador de un verso de San Juan de la Cruz, del siglo XV español: “Si amores me han de matar, agora tienen lugar", que se repite lo largo del disco.
Los músicos que intervinieron en el disco fueron: Daniela Horovitz en voz; Analía Rosenberg en piano, acordeón y dirección musical; Alan Plachta en guitarra y arreglo de Canción del sauce; Fefe Botti en contrabajo; Kiki Gaggino en batería y percusión; Rodrigo Soko en flauta traversa; Eliana Liuni en clarinete y efectos de sonido; Emma Chacón Oribe en violoncello; Ezequiel Finger en vibrafón; Guillermo Rubino en violín; Marta Roca en violín; Mariano Malamud en viola; Manuel Sosa en guitarra flamenca; Erica Gigena en zapateo y palmas flamencas; Black Rodriguez Mendez en congas, bongó y maracas. Como invitados participaron: Jorge Maronna en guitarra y laúd; Alfredo Piro en voz y Amadeo Coacci Horovitz en recitado.
El disco se grabó en febrero y marzo de 2016 en Estudios ION. El arte de tapa pertenece a Mariana Gabor, las fotografías son de Martín Linietski y diseño gráfico de Laura Rovito.

La cantante y compositora Daniela Horovitz  presenta su nuevo disco  Entre las fieras y los lirios
Invitado: Alfredo Piro

Jueves 11 de agosto, 20.30 hs.
Entrada general: $150
Entradas por Plateanet https://www.plateanet.com/Obras/daniela-horovitz---entre-las-fieras-y-los-lirios

Teatro Margarita Xirgu - Espacio UNTREF
Chacabuco 875, CABA, teléfono: 4300-0359
Horarios de boletería: miércoles y jueves de 16 a 20 hs. y viernes y sábados de 16 a 22 hs.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Entre las Fieras y lirios (disco completo): https://www.youtube.com/playlist?list=PL8ZgpW2zlYOuMNIIvpeT_U8VnADALcOfa
Y voy a acostarme sola (Safo de Lesbos/ Daniela Horovitz): https://www.youtube.com/watch?v=v5yo4iSnlPg
El Corazón de las Tinieblas (Letra: Joseph Conrad/ Música: Daniela Horovitz) https://www.youtube.com/watch?v=rqerBhtBD2c

1 - Si amores me han de matar I (San Juan de la Cruz/Daniela Horovitz)
2 - De verdad morir yo quiero (Safo de Lesbos/ Daniela Horovitz)
3 - A histeria (Leopoldo Lugones/ Daniela Horovitz)
4 - Y voy a acostarme sola (Safo de Lesbos/ Daniela Horovitz)
5 - El sueño de la muerte (Alejandra Pizarnik/Daniela Horovitz)
6 - Annabel Lee (Edgard Allan Poe/ Daniela Horovitz) Traducción: Daniela Horovitz
7 - El corazón de Antígona (Daniela Horovitz) inspirada en Antígona ó la elección de Marguertie Yourcenar
8 - Si amores me han de matar II (San Juan de la Cruz/Daniela Horovitz)
9 - Si mis manos pudieran deshojar esta dulce queja (Federico García Lorca/Daniela Horovitz) versión de Daniela Horovitz de Si mis manos pudieran deshojar a la luna y Soneto de la dulce queja
10 - El corazón de las tinieblas (Joseph Conrad /Daniela Horovitz) Adaptación: Daniela Horovitz
11 - Canción del sauce (poesía anónima inglesa del siglo XV/ Daniela Horovitz) Traducción: Daniela Horovitz
12 - Deja tu comarca entre las fieras y los lirios (Marosa di Giorgio/ Daniela Horovitz)
13 - Si amores me han de matar III (San Juan de la Cruz/Daniela Horovitz)

Acerca del disco y sus temas.
El disco surgió por una invitación a cantar en el BAN! Festival de Literatura Negra. Si bien no era necesario componer nada específicamente, sino simplemente cantar, me interesó mucho la temática y le puse música a tres autores que podrían enmarcarse dentro del género negro, pero no del policial, si no, que tenían que ver más con lo gótico, o lo existencialista. A partir de esa idea compuse la música de distintos poemas o relatos donde el punto en común es el amor y la muerte en sus más variadas formas en una atmósfera de oscuridad, jardines fantasmagóricos, bosques, campanarios, sauces llorones, sueños y pesadillas, amor y muerte, pero también hay lugar para un resquicio de luz, unos violines y unas maracas que nos dan un poco de aire en un bolero de antes de Cristo! de Safo de Lesbos, o un flamenco sobre el corazón de Antígona, del mito de Sófocles.

Hay un separador que se repite tres veces y abre y cierra el disco. Es un verso de San Juan de la Cruz, religioso y poeta del renacimiento español, autor del poema noche oscura y patrono de los poetas españoles. “Si amores me han de matar, agora tienen lugar". Lo primero que se escucha en el disco son campanas y ese verso. Estaba obsesionada con la idea de tener campanas, me encantan! tengo una iglesia en la esquina y guían mis quehaceres, me marcan las horas las campanadas, como era antes y me llevan a un lugar antiguo, medieval, que me encanta.

Luego ponerle música a Safo de Lesbos a 2600 años de distancia es toda una novedad, aunque ella componía los versos con la lira y era poesía que se cantaba y de eso, claro no quedó nada, así que de alguna manera siento que estoy devolviéndole la música a esos versos y me emociona que vuelvan a sonar cantados. Un mundo femenino lleno de flores, coronas de violetas y amores correspondidos y de los otros, donde no prima la melancolía, si no la pasión y el sentimiento más medular y profundo de vivir. Me mandé a construir una lira con un luthier cordobés y estoy fascinada componiendo con ella.

A histeria, primera parte del poema de Leopoldo Lugones, el gran poeta nacional, como se lo llamaba en su época y un personaje controversial. Tuvo en su primer libro, Las montaña del oro, de donde es este poema, una fuerte influencia de Edgar Allan Poe. Lo elegí porque sentí en cuanto lo leí el clima selvático y fantasmal, la referencia a las tinieblas y el espanto unido a algo sensual, que no terminaba de descifrar y a su vez uniendo lo europeo con lo criollo, cuando alude al espumante potro, me lo figuro en la pampa. El arreglo que hicimos fue pensado en parte como si fuera un lied de Schumann o Schubert, donde la historia está contada también por el arreglo instrumental, no sólo de piano, en este caso, comienza a dúo con el violoncello, con una contramelodía muy definida y luego se unen el piano y después el bombo, simulando un caballo desbocado, como una especie de malambo Ginasteriano, pidiendo humildemente disculpas por las comparaciones.

El sueño de la muerte, de Pizarnik, comienza con la petaquita, canción, minué, cueca, infantil, cantada en mi infancia y que me lleva a ese lugar de juego, de colegio, guardapolvo blanco y olor a merienda y lo relaciono con ella porque hay algo fijado en su infancia en su forma, que la siento así como una niña frágil, queriendo siempre dejar de sufrir, pero coqueteando con la alegría de la muerte.

Annabel Lee con un quinteto de cuerdas y la idea musical original nacida de mi amor por Henry Purcell, músico inglés del 1600, compositor de una cantidad de obras oscuras y hermosas.

El adicional de tener la voz recitada de mi sobrino Amadeo, interpretando al chiquillo del que habla Poe, que era a su vez él mismo, ya que se cree que el poema, que fue el último que escribió, se basó en su propia historia: casado con su prima, Virginia, ella de 13 y el de 27, que se conocían desde siempre y que muere a los 23 años, dejando una marca insuperable en E. Allan.

El corazón de Antígona tiene un arreglo bastante distinto de los demás, es un tema hecho con un grupo de flamenco, el guitarrista Manuel Sosa, gran guitarrista del género, Rodrigo Soko flautista especializado también y Erica Gigena, bailaora que zapatea y hace palmas.

La idea de Antígona como el amor de una hermana, que lucha por la injusticia de ver insepulto a su hermano y a riesgo de perder su propia vida, se enfrenta a la orden del estado de dejarlo a merced de los cuervos y lo entierra, evidenciando que la ley de la sangre y del amor es más fuerte que el miedo a la propia muerte.

La idea de que sea una canción flamenca, gitana, hace referencia también a un pueblo siempre marginado, perseguido, donde los lazos sanguíneos y de comunidad son fuertísimos.

Si mis manos pudieran deshojar esta dulce queja, es la mezcla de dos poemas de García Lorca: "Si mis manos pudieran deshojar a la luna" y "Soneto de la dulce queja".

En verdad nació la música para un soneto de Borges que es Los enigmas, pero luego al ver muy dificultosa la posibilidad de obtener los derechos del tema, realicé una exhaustiva búsqueda de sonetos, ya que teniendo esa forma la métrica del poema, y en consecuencia la música, podía entrar en la música casi cualquier soneto, sólo había que buscar que coincidiera la acentuación de las palabras. Parecía una tarea sencilla, pero me demoró mucho, por encontrar una temática adecuada a su vez. Finalmente tomé el primer poema de Lorca que ya había utilizado en otro espectáculo y lo adapté, para que me coincidiera con el formato de soneto, y la segunda parte utilicé la segunda parte del soneto de la queja, que tiene un final apoteótico!

El corazón de las tinieblas surgió a partir de una frase emblemática de la literatura, “Ah el horror, el horror”, que me vino a la cabeza al pensar en la literatura negra, la oscuridad. Entonces tomé el final del libro de Joseph Conrad, que narra las aberraciones perpetradas a los nativos africanos en el siglo XIX en la explotación del marfil. A su vez es una alegoría de la locura y de las profundidades y oscuridades del ser humano. Cuando el protagonista Marlow (se podría pensar el propio Conrad, que fue marinero y capitán por 30 años) vuelve de esas tinieblas, de ver las masacres del hombre por el hombre en Africa, se encuentra con la prometida de Kurtz. Kurtz era un exitoso y admirado jefe de la explotación de marfil que se había hecho idolatrar como un dios por los nativos y había perpetrado toda clase de aberraciones. La película Apocalipsis now de Coppola es la adaptación de este libro a la guerra de Vietnam y Kurtz un alto coronel. La locura de la guerra y las masacres son análogas. Cuando se encuentra con ella, ella, una alegoría de la sociedad victoriana, que ignora las atrocidades cometidas en el continente africano, y cree en la bondad de la misión civilizadora, le pide que le diga cuales fueron sus últimas palabras, pensando que sería su nombre, que él la recordaba. Marlow le miente y le dice que sí, pero no puede sacarse de la mente, como una maldición, las últimas palabras que escuchó de boca de Kurtz, quizás como un último o único momento de lucidez, "Ah el horror, el horror".

La canción del sauce, es una canción anónima inglesa, que se cantaba en el siglo XV. Shakespeare la toma para la escena final de Otelo. La canción la canta Desdémona, la desdichada, recordando que su madre tenía una doncella llamada Bárbara que cantaba esta canción justo antes de morir, no sabiendo por qué esa canción no se le sale de la cabeza esa noche, noche en la cual Otelo la mata.

Cuando estudiaba teatro con Miguel Guerberoff, él me mandó a hacer esa escena (no por casualidad) y me dijo estudiala y en el final cantas la canción. Yo muy obediente, le puse música y la canté.

Años después quise incluirla en este disco que recorre distintas formas del amor y de la muerte. Tuve el honor de que Jorge Maronna de Les Luthiers la tocara en el disco a dúo con Alan Plachta, con un arreglo de Alan. También tocó el laúd en uno de los separadores del disco, Si amores me han de matar, luego de mi insistente persistencia en tener en el disco un infrecuente instrumento en nuestro círculo musical que es el láud y gracias a la arregladora del disco, la genia de Analía Rosenberg,

Deja tu comarca entre las fieras y los lirios, tema que le da título al disco, por empatizar con el universo de Marosa tan particular y propio. La escritura de Marosa di Giorgio, extraña, voluptuosa e inquietante, siempre al borde de lo siniestro, logra crear una comarca alternativa, un mundo onírico donde lo sobrenatural convive con lo supuestamente real a través de la audacia de su lenguaje y la originalidad de sus figuraciones, y lo que pide su verbo es que volvamos a la infancia y nos alejemos de todo intento de racionalizar sus fantasías.

Un mundo de la naturaleza que exuda una sexualidad abierta, múltiple. Su Edén es invadido por infinidad de flores –diamelas, lirios, hibiscos, rosas–, animales de todo tipo –zorros, pájaros, mariposas, lobizones–, diablos, hadas y otros arquetipos de leyenda, personajes infantiles o inventados, siempre con las figuras dominantes de la madre y las primas. Se trata de un espacio mítico y de un tiempo o estado previo a la razón, pre-lógico –y pre-adánico, que es preciso todavía nombrar.

 

DIJO LA PRENSA:
Amores que matan. MUY BUENO. "Si amores me han de matar, agora tienen lugar”. Este verso de San Juan de la Cruz, que funciona como ritornello en el disco, condensa la titánica premisa que Daniela Horovitz se propuso cumplir: construir un lugar, un poco onírico, un poco real, donde el amor y la muerte sean geografía, clima, paisaje y pan nuestro de cada día. Para ello, usó y musicalizó de manera magistral textos de autores tan diversos espacio-temporalmente y tan unidos por la temática como Safo de Lesbos, Leopoldo Lugones, Alejandra Pizarnik, Poe, García Lorca, Marosa di Giorgio y Joseph Conrad.

Nicolás Russo, revista Veintitrés
http://www.veintitres.com.ar/article/details/74288/amores-que-matan

Con su afinada voz de soprano y como autora de todas las músicas, la cantante desglosa poemas que van desde el avanzado erotismo de Safo de Lesbos (sus versos tienen 2500 años), el recargado barroquismo de Leopoldo Lugones, la dolorida angustia existencial de Alejandra Pizarnik, el romanticismo necrófilo de Edgar Allan Poe, la lírica poesía de Federico García Lorca, los densos textos de Joseph Conrad o la intensidad expresiva de la uruguaya Marosa Di Giorgio de cuyo poema extrae el título del disco. Horovitz consigue otorgarle una adecuada musicalidad a cada uno de esos textos, ya sea a través de una milonga lenta, un elegante vals, un sensual bolero o el ascético y solitario acompañamiento de un piano. En los méritos del disco hay que otorgarle un valor importante a los inspirados arreglos de la pianista Analía Rosenberg, quien logra encontrar el clima adecuado para cada una de las poesías expuestas. Un atípico trabajo de Daniela Horovitz que confirma su talento.

Jorge García, El Amante
http://www.elamante.com/home/el-rincon-del-viejo-canalla-46/

Los viajes musicales de las hermanas Horovitz
Daniela, cantante, presentará en agosto su nuevo disco; Lila, contrabajista, debutó en el Maipo con Funamviolistas.

Nota de Mauro Apicella, diario La Nación
http://www.lanacion.com.ar/1921259-los-viajes-musicales-de-las-hermanas-horovitz

Daniela y Lila Horovitz hablan con Lucas Rodriguez Perea en Agite Cultural en radio Eter
https://www.mixcloud.com/AgiteCultural/agite-cultural-lunes-25-de-julio-de-2016/

Daniela y Lila Horovitz hablan con Eduardo Anguita en A pensar de todo en radio Nacional
http://www.radionacional.com.ar/golpe-de-estado-fallido-en-turquia-la-lucha-del-sindicato-de-meretrices-y-los-debates-en-la-justicia/

 

 

 

Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
No hay próximos eventos!

Popular News

Newsletter

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.